COMO CAER BIEN A LOS DEMÁS Y TENER BUENA ONDA CON LA GENTE

Caer bien es imprescindible para tener una buena relación con las demás personas. La buena onda hace que puedan surgir otra serie de sentimientos (compañerismo, amistad, amor...) por lo que es muy importante asegurarnos de que somos agradables a todo el mundo.

Hay una fórmula muy sencilla que nos permitirá tener este buen feeling con todos. Existe un procedimiento muy fácil para lograr esta buena onda. Podemos sin esfuerzo conseguir caer bien a todo el mundo, conseguir ser agradables a los ojos de los demás, lograr que los otros nos vean como personas cercanas y amigables.



Créeme que puedes conseguir todo esto sin ningún esfuerzo. Te aseguro que siguiendo este simple consejo vas a conseguir tener muy pocos enemigos, sino al contrario, vas a ser una persona popular y querida. No importa lo tímido o introvertido que seas, no importa la seguridad en tí mismo que tengas , no importa que pienses que no eres popular y querido. Con esta sencilla técnica, que está al alcance de todo el mundo (y eso te incluye a tí), nos aseguramos el mejorar nuestra imagen ante los demás, y caerle bien a todo el mundo.

Esa técnica es innata a algunas personas, pero para el resto se puede conseguir sin mucho esfuerzo. Es una fórmula tan simple y tan obvia que muchas veces pasa inadvertida a nuestros ojos, y sin embargo puede cambiar la percepción que los demás tienen de nosotros y nuestra relación con ellos.

¿Sabes cual es esa "fórmula mágica"? Pues es tan simple como esto: SONREIR

Así es. La sonrisa es la más poderosa de nuestras armas a la hora de causar buena impresión a los demás, a la hora de caerles bien, a la hora de generar buena onda con ellos. Sonreirle a los demás causa un hilo de empatía con ellos, provoca una sensación de buen rollo y de cercanía. Casi nadie profesa sentimientos negativos hacia alguien que le sonríe. Al contrario, ver a alguien que nos sonríe nos causa buena impresión, nos hace sentirnos confiados, cercanos, nos provoca sentimientos positivos  hacia esa persona que nos sonríe.

Una cosa importante para este concepto es que no se trata de poner una mueca forzada, una alegría fingida; no, ni mucho menos. Se trata de mostrar una sonrisa sincera, se trata de alegrarse uno ante cada persona que ves y trasmitirle y trasladarle esa alegría. Se trata comunicar a la otra persona tu amabilidad y tu disposición a la buena relación a través de tu sonrisa sincera.

Practica a menudo la sonrisa. Quizás al principio si no estás acostumbrado a sonreir, te sientas extraño. No te preocupes, piensa que estás agradando y siendo agradable a los demás, que ellos te lo van a agradecer. Practica con frecuencia, trata de estar sonriendo la mayor parte del tiempo, y pronto será algo innato a tí.

Puedes utilizar esta fórmula cuando quieras causar buena impresión, en una entrevista de trabajo, ante tus profesores o cuando vas a conocer a los padres de tu pareja. Pero también puedes (y deberías) hacerlo en TODAS las situaciones de la vida: sonríe al conductor del autobús , al portero de tu edificio o a la chica de la limpieza. Sonríe al tendero de la esquina, al camarero que te sirve una cerveza, o al chico hace gimanasia a tu derecha. Sonríe al guardía de tráfico, al vecino que te encuentras en el ascensor, o a la chica que te gusta y a la que no te gusta. Sonríe a todo el mundo.

Acostumbrate a sonreir. No importa lo cansado que estés o que hayas tenido un mal día. Puede que estés distraído o enfadado. No importa. Acostúmbrate a sonreir a todos. Sonríe en todas las ocasiones. Sonríe en todos los momentos. La sonrisa es tu mejor arma. La sonrisa es tu carta de presentación. La sonrisa es tu imagen de cara al público. Tu sonrisa es lo que los demás van a ver de tí. Tu sonrisa eres tú.

La gente se agradará contigo. para ellos verte será como aire fresco. Una persona que siempre les sonríe, que siempre es amable y cercano con ellos. Serás alguien que cae bien, alguien con buena onda, alguien popular y querido. Y sin haber hecho ningún curso, ni esfuerzo.

SONRÍE. SIEMPRE.

1 comentario:

  1. Pues para mi este no es un buen consejo, más bien al contrario. Soy una persona sonriente por naturaleza y suelo caer mal por donde piso, sobre todo en los trabajos. Creo que ser sonriente, te hace ver complaciente y hace que se quieran aprocechar de ti. Desde que soy seria y elijo bien a quien sonreir me tratan con mucho mas respeto. Mi sonrisa tendrán que ganarsela

    ResponderEliminar

Colabora

Si te gustó este artículo y crees que puede ayudar a más personas, puedes colaborar con nosotros de dos maneras:

1) Pulsa en los botones de compartir en facebook, twitter, etc... De esta manera ayudarás a difundir este contenido y que más personas puedan beneficiarse de él. Esto es totalmente gratuito para tí y ayudarás a muchas personas.

2) Si de forma voluntaria y altruista quieres ayudar al sostenimiento de esta web, puedes

HACER UN DONATIVO
(recuerda que es totalmente voluntario)