APRENDIENDO EL CONCEPTO DE LIDERAZGO: CÓMO TENER INICIATIVA

En la vida nos encontramos con personas que dominan sabiamente el concepto de liderazgo. Son personas que siempre están proponiendo ideas nuevas, temas nuevos, actividades nuevas, y consiguen que el resto de las personas les sigan.
Formación y Concepto de LiderazgoHay personas que parecen tener una facilidad innata para comenzar cosas, desde una simple conversación hasta un proyecto faraónico. Involucran a los demás en sus proyectos, y logran que entre todos los hagamos realidad. A veces nos preguntamos ¿cómo se les ha ocurrido esto? ¿De dónde sacan la idea? ¿Como tienen esa capacidad para empezar cosas diferentes y conseguir que los demás las secunden? Se puede adquirir una formación en liderazgo.


Hay varias virtudes relacionadas con este tema, las podríamos agrupar en dos vertientes: la capacidad de iniciar el movimiento y la capacidad de lograr que otros lo sigan. En la primera de ellas (capacidad de empezar cosas) encontramos en su origen virtudes como el emprendimiento y la iniciativa. La segunda de ellas (capacidad de conseguir que los demás las sigan) está secundada en virtudes como el carisma y la personalidad. En este artículo nos centraremos en como aumentar nuestra iniciativa, detallándose en otro artículo las técnicas para tener carisma y aumentarlo.

Las ideas de iniciativa y emprendimiento ideas nos llevan al mismo punto: ser capaz de empezar algo nuevo, en vez de seguir a remolque de lo que ya existe. ¿Cómo logro tener iniciativa? ¿Como consigo ser emprendedor? La iniciativa es algo que se puede conseguir, con el tiempo. Como casi todo en psicología, en el campo de la iniciativa hay personas que somos más propensas que otras a iniciar, a emprender, a proponer cosas nuevas. Pero eso no significa que sea imposible de hacer aunque no seamos propensos a ello. Muy al contrario, la inicativa no es don, no es una característica. Es una actitud ante la vida, es un comportamiento habitual en nuestros hábitos. Y ya sabemos que los comportamientos y los hábitos pueden adquirirse y modificarse. Como siempre, es una cuestión de práctica y de formación.

Entonces, si lo que queremos es tener iniciativa, y con ello desarrollar nuestro concepto de liderazgo, tenemos que empezar a practicarlo. Desde ya. ¿Pero como? ¿Dónde? Por supuesto hay múltiples cursos de liderazgo, que nos darán una formación adecuada. Pero podemos empeara trabajar desde ya nuestra formación en liderazgo. Para empezar, lo primero que tenemos que hacer es localizar en qué queremos tener iniciativa. Hay muchísimas situaciones que pueden requerir de iniciativa. Mostramos a continuación un pequeño listado de ellas a modo de ejemplo:

  • Emprender un nuevo negocio.
  • Realizar alguna actividad doméstica.
  • Sacar un tema de conversación.
  • Modificar la decoración
  • Realizar un seguimiento de un proceso sobre el que hasta ahora no había control.
  • Proponer un juego a tus compañeros.
  • Organizar una excursión de fin de semana.
  • Llevar a alguien a comer a un establecimiento.
  • Dar una sorpresa a la pareja
  • Vender un nuevo producto.
  • Realizar un curso online.
  • Guiar un grupo hacia un destino.
  • Publicar una web o un blog.
  • Etc...

Estas son algunas ideas muy generales, pero la inicativa se puede aplicar en cualquier ámbito de la vida, de tu vida. Párate un momento. Piensa en cuántas cosas como esas, parecidas o muy diferentes, puedes emprender en tu vida. Piénsalo despacio. Seguro que existen muchas iniciativas por abordar en tu vida, sólo tienes que localizarlas. Revisa la lista anterior, te puede dar algunas ideas... pero hay mil cosas más que puedes emprender.

Ahora bien ¿Cómo sé dónde, cuándo, cómo poner en práctica las inciativas que he pendsado? Hay es donde entra en juego la pricipal virtud que te va a ayudar a tener iniciativa. Esa virtud es:

OBSERVAR

La iniciativa nace de la observación de nuestro alrededor, el análisis de lo que vemos y la identificación de necesidades en ese entorno que puedan ser cubiertas por nuestra actividad. Esa es la primera base de nuestro concepto de liderazgo: identificar qué se necesita a nuestro alrededor, y comenzar la actividad, para que luego el resto nos sigan. Pero para ello se necesita observar previamente.

Ser observador es la clave para detectar esas necesidades. Mira a tu alrededor. ¿Qué falta en el entorno? ¿Qué echas de menos tener cerca? Y sobre todo y muy importante. ¿Qué necesitan la personas que tienes alrededor? Tienes que encontrar esas faltas, esas carencias, y ser tú capaz de suplirlas

Pongamos un ejemplo: todos los días en la oficina tienes que hablar con otras personas de tu empresa, pero no siempre están los teléfonos disponibles, a veces no contestan, el buzón de voz o contestador automático está desconectado, los correos elecctrónicos tardan en salir, llegar y leerse... echas de menos tener un "messenger" o "google talk" para poder hablar con ellos, pero el jefe lo ha prohibido para evitar que la gente lo use para temas personales. ¿Qué haces? ¿Te quedas esperando y lamentándote? ¿O decides, ahora que has descubierto una necesidad no cubierta, tener iniciativa? Puedes buscar una aplicación de mensajería instantánea internaque solo permita el acceso a usuarios controlados y a nadie ajeno a la empresa; hacer una pequeña demo en tu PC y mostrársela al je y/o a tus compañeros. Quizás hayas conseguido cubrir una necesidad. Quizás hayas conseguido que los demás, que también echaban en falta la aplicación, te sigan y usen tu idea. Quizás hayas dado el primer paso en tu concepto de liderazgo. Piénsalo. Es tu formación.

Esta máxima es una máxima perfectamente arraigada en el mundo de los negocios: "trata de cubrir la necesidad de los clientes y venderás tu producto como rosquillas" Realmente es así, sí das con lo que necesitan los demás y lo pones en práctica habrás logrado ser tener iniciativa, ser secundado y seguido. El éxito y el liderazgo en tus manos.

Nó solo se trata de detectar necesidades ocultas. En muchos casos es todavía más simple: basta con iniciar tareas que sabemos que hay qué hacer, pero que habitualmente esperamos que hagan los demás. Pongamos otro ejemplo. Estás en casa viendo la tele con tu pareja, tu madre, o con quién vivas. Ves que ella está muy interesada en lo que se está viendo en el televisor, y que llega cierta hora y aún no se ha cenado. Tienes dos opciones: 1) decir "¿es que hoy no vamos a comer?" y esperar... y 2) Levantarte discretamente e improvisar algo de cena, llevándosela a esta persona sorprendiéndola. ¿De cual de las dos maneras crees que esta persona estará más dispuesta a seguirte y secundarte en tus ideas? ¿Ves qué fácil es llevar la iniciativa?

Recuérdalo. Si quieres tener éxito entre los demás, si buscas tener iniciativa, si buscas empezar o agrandar tu concepto de liderazgo, no lo dudes: OBSERVA Y CUBRE LAS NECESIDADES DE TU ALREDEDOR. Empieza tu formación en liderazgo y progresa en el curso de la misma

0 opiniones:

Publicar un comentario

Colabora

Si te gustó este artículo y crees que puede ayudar a más personas, puedes colaborar con nosotros de dos maneras:

1) Pulsa en los botones de compartir en facebook, twitter, etc... De esta manera ayudarás a difundir este contenido y que más personas puedan beneficiarse de él. Esto es totalmente gratuito para tí y ayudarás a muchas personas.

2) Si de forma voluntaria y altruista quieres ayudar al sostenimiento de esta web, puedes

HACER UN DONATIVO
(recuerda que es totalmente voluntario)