COMO EVITAR HACER EL RIDICULO O COMO NO AVERGONZARNOS ANTE LOS DEMÁS

A la mayoría de las personas nos da miedo hacer el ridículo. Esto es una verdad que muchos no se atreven a reconocer. Lo cierto es que la vergüenza o el miedo a no estar a la altura de lo que los demás esperan es algo muy habitual, más de lo que podrámos pensar a primera vista. Tan normal, que no deberá preocuparnos sentir esa sensación, que es una sensación normal que tiene todo el mundo y que no deberíamos darle mayor importancia.

Y si embargo, muchas veces el miedo al ridículo nos atenaza, nos morimos de vergüenza y no somos capaces de hacer nada. ¿Qué hacemos en estas circunstancias? ¿Como podemos evitar la sensación de ridículo?
Hay una única manera de evitar hacer el ridículo. Y no es ninguna de las cosas que pensamos, que a primera vista nos parecen que es lo único que podemos hacer. Por lo tanto, antes de ver que es lo mejor que podemos hacer para evitar sentir vergüenza, vamos a ver primero qué cosas NO tenemos que hacer para intentar evitar el ridículo

Estas cosas que tenemos que evitar son precisamente las primeras que se nos ocurrirían:
  • Intentar que nadie nos vea
  • Poner una sonrisa forzada y no dejar de sonreir en todo momento.
  • Dejar de hacer cosas que nos apetece hacer por miedo a lo que los otros digan.
  • Poner cara de poker, disimular nuestros sentimientos
  • Callarnos
  • Ocultar nuestros sentimientos
  • Avergonzarnos de nostros mismos.
  • Dejar de salir, de practicar ese deporte, de realizar esas actividades
  • Enfadarnos con los demás
  • Enfadarnos con nostros mismos
  • Enfadarnos
  • Adoptar posturas forzadas, poco naturales para intentar disimular.
  • Pensar que somos inferiores a los demás
  • Pensar no vamos a ser capaces
  • Pensar que los demás tienen motivos para reirse de nosotros.
 Podríamos seguir la lista eternamente. Las reacciones que tenemos las personas cuando nos sentimos avergonzadas son muy dispares, y la mayoría muy negativas para nosotros. ¿Por qué? Pues porque cualquier pensamiento de ridículo, cualquier intento de disimularlo, cualquier postura forzada, cualquier mentira se va a notar como causa de ridículo. Piensa que las personas, salvo que seamos actores de primera dignos de ganar un Oscar, siempre translucimos lo que llevamos dentro. Si alguien está enfadado, alegre, triste, irritado, etc... lo notamos aunque intente disimular, ¿verdad? Pues lo mismo sucede con el ridículo. Cualquier intento de ocultarlo o disimularlo va a hacer que se note más. Fingir o disimular no es una buena idea para evitar que los demás puedan reirse de nosotros. Al contrario, les estamos enseñando nuestras debilidades y fomentando esa actitud hacia nosotros.

Cuanto más intentemos fingir o disimular, más fomentamos que puedan reirse de nosotros.

Bueno, y ¿qué podemos hacer entonces? Realmente, como decíamos al principo, solo podemos hacer una cosa, y esa es precisamente no intentar nada para ocultar nuestros sentimientos. Lo mejor que pòdemos hacer en todas las circunstancias es ser naturales, tenemos que intentar ser nosotros mismos siempre. Hacer lo que nos apetezca en cada momento y no ocultar lo que sentimos Hay muchas cosas que nos gustan que a los demás pueden gustarles o no, parecerles bien o no, agradarles o rechazarlas; pero a no sotros no nos debe importar la opinión de los demás sino la nuestra. Tenemos que sentirnos sinceramente orgullosos de lo que hacemos, de lo que nos gusta, de lo que preferimos, de lo que somos.

Seamos como seamos, tenemos que querernos nosros mismos como somos. Nadie, escúchame bien, nadie es mejor ni peor que otro, todos somos iguales en virtudes y formas de ser. Todos somos iguales. Nadie debe de avergonzarse de nada de lo que es.

Por lo tanto tenemos siempre que estar orgullosos de nosotros mismos, de lo que somos y de lo que hacemos. En cada momento sacar lo mejor de nosotros mismos. No ocultar nada de lo que somos ni de lo que sentimos. No fingir, no actuar, no disimular, no escondernos. Ser siempre y en cada momento nosotrros mismos, contentos y orgullosos de serlo.

RESUMEN: la única forma de evitar hacer el ridículo, de sentirnos avergonzados ante los demás, de sentirnos ridículos en público, es NO HACER NADA POR EVITARLO, NO DISIMULAR, NO ESCONDERNOS, ESTAR ORGULLOSOS DE NOSOTROS MISMOS.



Nota: en casos muy patológicos en los que la sensación de ridículo sea exageradamente fuertes, en las que no seamos capaces de mostrarnos como somos, porque el  miedo nos supere, en casos extremos que no seamos capaces de ser nosotros mismos porque no tenemos autoestima, no debemos dudar en pedir ayuda sicológica a un profesional de la psicología. El psicólogo nos ayudará en todas las situaciones.

4 comentarios:

  1. Este tipo de cosas son aquellas que sabemos, pero que hasta que no lo leemos no nos damos cuenta de lo que realmente tenemos que hacer, otras veces lo sabemos pero simplemente no queremos hacer el esfuerzo, en fin, sigamos estos consejos y quizas perdamos la vergüenza.

    ResponderEliminar
  2. Muchisima razón, yo creo que en la sencillez y liberal está la belleza, fuera el miedo a hacer el ridiculo , por que en verdad no existe si uno no quiere. gracias por la información

    ResponderEliminar
  3. ¿Me ayudan? La cisa es que en la escula me quede mirando al niño de mi gusto y liego el me miro. Derepente me llego una pelota en la cabeza y yo como 'Por Dios' no sabia que hacer. Los niños de la pelota me pidieron el perdon pero me senti muy tonta y ahora me da miedo mirarlo por hacer el ridiculo -.-'

    ResponderEliminar
  4. Hola Valentina

    No tienes que preocuparte en absoluto, no quedaste como tonta para nada, no vas a hacer el ridículo en ningún caso. Piensa que incluso los chicos se disculparon públicamente, por lo que asumieron públicamente la culpa. En ningún caso nadie va a pensar nada malo de tí.

    Pero además, como dice el artículo, tienes que pensar que estas situaciones son naturales, y no debes preocuparte por ellas. Al contrario, este tipo de incidentes son positivos. ¿Sabes por qué? Porque te abren un nuevo tema de conversación, una nueva anécdota o vivencia compartida con otras personas (en este caso con el chico que te gusta)

    Así, mañana na cuando lo veas, puedes aprovechar el tema para entablar conversación, puedes decirle algo como "¡hay que ver los chicos que estáis más pendientes del balón que lo que tenéis alrededor...!" o "¿no me vas a preguntar si ya me he recuperado del pelotazo?" o señalando al paraguas "hoy me he traido una protección contra balones, esta vez no me dáis..." o cualquier otra cosa que se te ocurra... Lo importante es que acumulais vivencias en común.

    Esto mismo vale para cualquier situación. No tienes por qué sentirte avergonzada de nada; cualquier situación puede ser una vivencia positiva si nos la tomamos con naturalidad y sin complejos. Como dice Alex más arriba en la sencillez y la libertad está la belleza de las cosas

    ¡Mucha suerte y gracias por comentar!

    ResponderEliminar

Colabora

Si te gustó este artículo y crees que puede ayudar a más personas, puedes colaborar con nosotros de dos maneras:

1) Pulsa en los botones de compartir en facebook, twitter, etc... De esta manera ayudarás a difundir este contenido y que más personas puedan beneficiarse de él. Esto es totalmente gratuito para tí y ayudarás a muchas personas.

2) Si de forma voluntaria y altruista quieres ayudar al sostenimiento de esta web, puedes

HACER UN DONATIVO
(recuerda que es totalmente voluntario)